medium, tarot y videncia

LA VIRTUD DE SER MÉDIUM

RELATO DE MARTA LUZ

¿Que es el médium?

El médium es la persona que tiene la capacidad de estar entre dos mundos, el punto intermedio entre dos existencias, lo físico y lo etérico. Tiene la aptitud de poder comunicarse con seres fallecidos, guías o maestros de luz y dar el mensaje que tenga para otras personas o para la humanidad.

Las cualidades de la mediumnidad de los médiums no son iguales en todas las personas que dotan de estas facultades, cada médium tiene una manera diferente de visualizar o sentir los seres y las entidades que ve.

¿Que puede ver un médium?

Un médium puede ver, sentir y comunicarse con fallecidos, entidades, seres oscuros, guías de luz, maestros o ángeles.

El que tiene la capacidad de contactar con ese plano puede sentir y trasmitir el mensaje. En algunos casos como los fallecidos es posible que no quiera mostrarse. Esto es algo que todo consultante debe saber. Porque a pesar de que el médium realmente sea verdadero, si la persona fallecida no quiere contactar, o está en un plano muy lejano, el vidente nada puede hacer.

En general los fallecidos no tienen la necesidad de mover objetos, ni intervenir materialmente en nuestro plano, pero sí pueden enviar un mensaje, si lo necesitan, por medio de una persona que los pueda escuchar y ver. En cambio, los seres oscuros si pueden mover objetos e intervenir materialmente en nuestro plano para hacer algún mal o molestar nuestro bien estar.

Hay personas que, por naturaleza, llevan bien su mediumnidad, pero otras que desean alejarse de ese don, por miedo, por no saber cómo gestionarlo.

Hay que aprender a gestionarla, controlarla y a convivir con ella para que se convierta en una herramienta para ayudar a los demás y a uno mismo.

Normalmente el don de la mediumnidad viene de nacimiento, al empezar siendo niño es probable que pase miedo ya que es algo desconocido y difícil de entender. No es negativo para un niño vea estas cosas pero si que hay que entenderlo y ayudarlo. Ya que en un futuro puede seguir desarrollando y tener la oportunidad para ser médium. Hay niños que se les cierra este canal y otros que siguen teniendo este don y pueden dedicarse a ello, todo depende de la misión o camino que tengas en esta vida.

A lo largo de la vida un médium va aprendiendo como gestionar este don. Como todo tiene su parte bonita y su parte no tan bonita, ya que puede ver desde como falleció una persona, una entidad negativa a los guías de luz y los maestros.

La intención y actitud siempre deben estar enfocadas en la luz.

Si deseas desarrollar tu don, lo más recomendable es que lo hagas muy despacio ya que al principio la experiencia estará llena de altos y bajos, es cuestión de tomar el truco.


En luz de Guía, tenemos a Marta Luz, una médium que ha sido dotada de la mediumnidad. Marta Luz nació con este don y puede visualizar a los fallecidos y comunicarse con ellos. Nosotros ayudamos a los fallecidos a que consigan llegar al camino de la luz y que los familiares se tranquilicen sabiendo que están bien.

Relato de nuestra médium Marta Luz:

A mi temprana edad cuando aún no tenía asumido mi don ni controlado, algunos seres perdidos venían a mi pidiéndome ayuda. Os voy a contar una pequeña anécdota. Uno de los fallecidos que vino a mi fue el padre de un conocido, había fallecido varios años atrás. Este ser estaba perdido porque en su vida cometió muchos errores y por esos motivos no estaba en la luz. Venia a mi en varias ocasiones porque quería que trasmitiera el perdón de su hijo, pero yo me negaba ya que nunca había trasmitido un mensaje antes y no sabia como gestionarlo. Después de varios días, sintiéndolo y viéndolo, sin poder dormir por su insistencia, hable con el y le dije que hablaría con su hijo con la condición de que me dejara tranquila y que le  ayudaría a encontrar el camino hacia la luz.

Decidí llamar a su hijo por teléfono, sabiendo de que que me enfrentaba a una persona escéptica. Al llamarlo le comunique el mensaje que quería que le trasmitiera su padre, el hijo se negó a creerme y yo con la necesidad de que me creyera me vino la imagen de la ropa que llevaba, el lugar donde estaba y la posición en la que se encontraba junto al espíritu de su padre sentado a su lado. Al decirle eso, el chico sabiendo de que no lo podía ver ya que estaba en otra ciudad me creyó. Al trascurso de los días en el que le hijo tuvo que meditar la situación, le perdono y el padre fallecido cumplió su promesa y pudo seguir su camino dejándome tranquila y ir a la luz. Fue en ese momento donde me di cuenta del don que tenía y de que este era mi camino, ayudar a ir a la luz y dar el mensaje a los familiares.


consulta / Luz de guia
tarot / luz de guia